¿Microblading? ¡A ojos cerrados!

Nunca estuve ni a favor ni en contra del microblading. Cuando me pedían recomendaciones se me venían dos personas a la cabeza que sigo recomendándolas full en base a lo que había escuchado de su trabajo, una de ellas es Domenica Padilla. Si bien el microblading no era algo que estaba en mis planes, un día Dome respondió a mis historias de Instagram y me dijo “tengo ganas de hacer esas cejas” y la verdad es que me agarro en mis 5 minutos de no hacer preguntas no tener miedo así que acepté.


Llegué a su estudio en Chacarilla bastante nerviosa, porque, en general, todo lo relacionado a sentir dolor me pone tensa. De hecho, siempre le escribía que tenía miedo, no sé cómo no cancele nuestra cita sinceramente. Subí al estudio y Dome me recibió con el mismo cariño de siempre. Eso me dio confianza y me relajó, porque supe que estaba en buenas manos.


¿Cómo es el proceso? Primero, Dome te pide que te sientes y te eches, mientras observa tus cejas y el resto del rostro. Luego, mientras conversas con ella, comienza a hacer el diseño; esta es la parte que más demora de todo el procedimiento, porque te hace sentarte y echarte varias veces para poder ver que no cambie tu expresión. Una vez que Dome termina el diseño, te lo enseña, das tus requerimientos finales (en mi caso, quería algo muy natural) y lo apruebas.



Luego comienza la mejor parte: el desarrollo. Te pone anestesia tópica, la deja actuar por varios minutos y comienza. Yo pensé, que ella me iba a “taladrar” o agarrar una máquina como las de los tatuadores y empezar a dibujar pelo por pelo con esa máquina. ¡Qué equivocada estaba! Ella utiliza una especie de “cuchilla” de la marca Phi Brows (la mejor en cejas) y comienza a dibujar pelos en las zonas donde es necesario. Después te pone el tinte, la retira, anestesia una vez más y repite todo el proceso.


Eso es todo aunque no lo crean. ¡No duele nada! Lo único que sentí es la “sensación” del corte. Les juro, cero dolor y sin sangre en mi caso. Estoy FELIZ con el resultado. Siempre la recomendaba sin haber probado su servicio y hoy puedo decirles dos cosas. La primera, mis cejas han causado sensación en mis redes sociales. Estoy insoooportable con ellas. A todos les encantan. La segunda, y la más importante, es que a ojos cerrados les recomiendo el servicio y sobre todo a la profesional que está detrás del mismo. Pueden conocer más sobre su trabajo haciendo click aquí o sacar una cita directamente escribiendo a este número: 971 157 220. ¿Sabías que si eres una novia mía tienes 10% de descuento en todos sus servicios? Descrubre más sobre los beneficios que tengo para ti aquí.


Nos vemos el próximo domingo para hablar de ojeras.


Un beso,


Mica




223 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo